sliderdivorcio

¿Un hotel de lujo para divorciarse en un fin de semana?

 Y fueron muy felices para siempre…

En Divorce Hotel las parejas hacen el Chek-In casados, pero en el Check-Out salen divorciados.

Las causas que llevan a una pareja a divorciarse pueden ser muchas: no hay amor, infidelidad, maltrato físico o verbal, indiferencia, poca comunicación, entre muchas otras. Tal proceso de separación puede ser bastante tedioso, desgastante y abrumador, pero existe un concepto de hotel de lujo en Australia que hace la situación menos estresante y más bien llevadera: Divorce Hotel o Hotel de Divorcios, donde las parejas reservan habitaciones cinco estrellas con el fin de “divorciarse de una manera positiva”.

Una mala experiencia dio vida a Divorce Hotel

El empresario Jim Halfens es la mente maestra de esta idea. Todo ocurrió cuando le tocó presenciar la desastrosa separación de un amigo, donde todo el proceso de divorcio fue caótico. Y aunque fue triste para él ver a su amigo pasar gran parte de su tiempo en despachos de abogados tratando de solucionar y finiquitar la relación con su pareja, fue esta la situación que le dio vida en Holanda a Divorce Hotel en el año 2011, paradójicamente un 14 de febrero cuando se celebra en distintos países el día de San Valentín o Día de los Enamorados. La fecha fue escogida adrede, ya que Halfens dice que este es un día positivo para las parejas, por lo tanto, considera que, aunque el divorcio es un episodio negativo, constituye también un paso a una nueva vida que debe ser positiva.

El éxito que tuvo fue incrementándose de manera paulatina y actualmente cuentan con sedes en Estados Unidos y Reino Unido, donde el negocio de ayudar a casados infelices a divorciarse está dando buenos resultados, por lo tanto, quiere expandirse por el resto del mundo, siendo Australia uno de sus puntos de interés.

Novedoso concepto

Halfens no compra ni construye hoteles, sino que se asocia con estos para ofrecer sus servicios. Durante 2 días (sábado y domingo), la pareja llevará a cabo todo el proceso de divorcio con la ayuda de un selecto equipo de abogados, asesores, notarios, mediadores, psicólogos y especialistas, quienes hacen parte del paquete de ayudas que ofrece Divorce Hotel. Este paquete se lo dan a conocer a los cónyuges con sus respectivos precios una vez ingresen al hotel.

Para ingresar a uno de estos, la pareja deberá realizar la reserva en el hotel donde tenga la alianza la empresa de Jim Halfens. A estos se les otorgará dos habitaciones independientes, es decir, que no dormirán juntos, a no ser que estos manifiesten lo contrario -como ocurrió en una ocasión-. En cuanto a la comida, la pareja desayunará, almorzará y cenará en compañía.

Estando en el hotel las personas pueden estar desarrollando el proceso de divorcio, pero también disfrutando de las cómodas instalaciones que disponen los lujosos hoteles: restaurantes con buena comida, paseos, saunas, terapias de relajación, entre otros, ya sea por fuera o dentro del hotel.

“Usted se hospedará por dos noches en uno de nuestros hoteles de calidad, especialmente seleccionados por sus instalaciones y por la tranquilidad que encontrará allí. En el hotel es completamente anónimo. Nadie es consciente de la razón de su estancia. Obviamente el proceso de mediación se lleva a cabo a puerta cerrada”, manifiestan en su pagina Divorce Hotel.

En cuanto al precio, un fin de semana en uno de los hoteles oscila entre los 3.500 dólares hasta los 20.000 dólares. Esta suma de dinero incluye los trámites que requiere el divorcio, el asesoramiento del equipo especializado, el hotel y la complejidad de los arreglos o términos del divorcio entre la pareja, un ejemplo de este último es la custodia de los hijos, lo cual en ocasiones incrementa la dificultad de llegar a un acuerdo de manera rápida. Halfens afirma que esta suma de dinero es mucho menor a la de un divorcio convencional donde el proceso toma meses y hasta años, sobre todo porque hay abogados o mediadores que extienden los tiempos, precisamente, para cobrar grandes sumas de dinero, lo cual dejan a las parejas enojadas, finalizando su relación de manera negativa y caótica.

En cambio, “la presión del tiempo de 48 horas hace que [las parejas] se den cuenta de que no tenemos tiempo para un comportamiento infantil. No tenemos tiempo para juegos. Si demora el proceso durante el fin de semana, corre el riesgo de que el procedimiento falle y pierda su dinero y vuelva a un procedimiento tradicional. Quizás esa sea la razón por la que el 95% [de los clientes] deja nuestro hotel divorciado de una manera positiva “. dijo Halfens en una entrevista para Babble.

 

¿No quiere en un hotel?

Como mencionamos anteriormente Divorce Hotel no es un hotel, sino una empresa. Por lo tanto, si la pareja no quiere que el proceso de divorcio se lleve a cabo en uno de estos, la empresa les proporciona otras opciones, entre ellas, un divorcio en oficina o un divorcio en línea. Para el equipo de Divorce Hotel todas las soluciones que brindan se basa en su “filosofía hotelera”, es decir, que todo se desarrollará bajo un ambiente relajado y con comodidades que solamente beneficien a los futuros exesposos. En estos casos no puede haber interferencia de ningún miembro de familia de la pareja o “no profesionales”, ya que, por lo general, estas intervenciones tienden perjudicar o distraer el proceso.

“Un nuevo comienzo positivo”

Bajo el lema “Un nuevo comienzo positivo” opera Divorce Hotel, en el cual se han divorciado cientos de parejas. Uno de los casos exitosos fue el de la pareja Blake y Stevie Tiernan, quienes luego de diez años de matrimonio afirmaron para el programa Inside Edition que no podían continuar juntos porque ya no había amor ni tampoco tiempo, pero querían quedar como amigos y seguir criando a sus dos hijos, por eso recurrieron a los servicios de Divorce Hotel.

No obstante, cuando llegaron a la parte de la custodia de los hijos la situación se puso tensa. En ese momento, tanto la pareja como la mediadora del proceso, Michelle Martin, optaron por un receso. Stevie optó por un relajante masaje en el spa del hotel, Blake decidió jugar una ronda de golf y la mediadora se tomó un descanso en una de las instalaciones del hotel. Al final del día, lograron llegar a un acuerdo y pudieron realizar su Chek-Out solteros.

Te compartimos la historia de Blake y Stevie Tiernan

 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *