sliderparra

Nicanor Parra: el poeta que creó la antipoesía

Se describió a sí mismo en uno de sus primeros poemas: “Epitafio”.

Nicanor Segundo Parra Sandoval es considerado uno de los poetas de la literatura hispanoamericana más influyentes y legendarios. Su vida y obra lo inmortalizaron como una insignia latinoamericana de innovación poética, sobre todo al ser él quien inventara la antipoesía.

Nació en 1914 un 5 de septiembre en San Fabián de Alico, Chile, y creció rodeado de arte, pues su padre Nicanor Parra era músico y profesor, y su madre Rosa Clara Sandoval era una modista y tejedora campesina a quien además le gustaba tocar guitarra y cantar. Nicanor tenía ocho hermanos de los cuales él era el mayor; todos estos (Hilda; Violeta; Eduardo; Roberto; Caupolicán; Lautaro; Elba y Oscar) heredaron el amor por las artes, la música y el folclor, de hecho, una de ellas, Violeta Parra, era cantante y folklorista, muy reconocida por ser autora del tema ‘Gracias a la vida’.

Época de escuela

Niconor Parra

En cuanto a sus estudios, la casa de la familia Parra Sandoval hacía las veces de escuela del pueblo. No obstante, debido a las necesidades económicas que pasaban por la dictadura del entonces presidente Carlos Ibáñez del Campo, la familia de Nicanor se vio obligada a trasladarse de domicilio muchas veces, por lo que sus estudios fueron interrumpidos. Lo anterior, no fue impedimento para superarse y ser el único de sus ocho hermanos en terminar todos sus estudios, pues el resto de ellos solo completaron algunos cursos de la primaria, debido a que sentían más afín con el arte. Nicanor intentó guiarlos y aconsejarlos para que sus hermanos culminaran sus estudios, pero no fue posible.

Nicanor Parra empezó a escribir sus primeros poemas cuando cursaba quinto año de Humanidades en el Liceo de Hombres en Chillán, Chile. Tales versos escritos por el hombre de estatura mediana eran inspirados por la Literatura Barroca Retórica y Sentimental, poetas modernistas, liras populares y una antología del poeta romántico Manuel Magallanes Moure, quien lo sedujo y lo inspiró.

Parra crea la Antipoesía

Nicanor Parra – Antipoesía. (Foto tomada del Twitter: @BNE_biblioteca

En 1932 el Internado Nacional Barros marcaría su vida, pues aparte de conocer a Carlos Pedraza, Luis Oyarzún y Jorge Millas Arana, de quienes se volvió amigo y admirador por las afinidades artísticas, también empezó producir -sin darse cuenta- ideas que con el paso del tiempo se convertirían en su creación: la antipoesía. Esta creación nació en las aulas del Internado Nacional Barros Arana, cuando junto a sus compañeros crearon la Revista Nueva en el año 1935. La antipoesía de Parra surgió con el fin de crear una nueva manera de ver y hacer poesía en respuesta de la poesía moderna. La antipoesía básicamente es más coloquial y directa, por ello sus versos iban inyectados de irreverencia.

“Bauticé los Poemas y Antipoemas posteriormente. Había comenzado a escribirlo en 1938, pero solo di con el título en 1949 o 1950, en Inglaterra. Andaba rebuscando por una librería cuando me fijé en A-poèmes, libro del poeta francés Henri Pichette. ¡De modo que la calificación de «antipoema» se había empleado en el siglo XIX —aunque probablemente los griegos ya la usaran! En cualquier caso, el término me vino a posteriori; o sea, yo no escribí la obra de acuerdo con una teoría completamente articulada desde el principio”.

No todo fue antipoesía

Dicen que los polos opuestos se atraen y Nicanor aparte de versos y letras también le gustaban los números y las ecuaciones, por ello estudió Matemáticas y Física en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, donde se graduó como profesor de matemáticas en 1937. Cuando se desempeñaba como docente de Matemáticas y Física, Parra fue nombrado poeta laureado durante la Fiesta de la Primavera. Más adelante, en 1943, ganó una beca para cursar un posgrado en mecánica avanzada de la Universidad Brown, Estados Unidos, y seis años más tarde se ganaría otra beca otorgada por el Consejo Británico para hacer un doctorado en Cosmología en Oxford, Reino Unido.

Las obras de Parra

En 1937 cuando apenas era un joven de 23 años, publicó su primer poemario titulado ‘Cancionero sin nombre’; para este utilizó la métrica del romance y los poemas que lo componen son narrados en una voz activa, es decir, como si se tratara de un personaje. Esta obra obtuvo el Premio Municipal de Santiago.

Por otro lado, entre las obras de Nicanor Parra se destaca ‘Poemas y Antipoemas’, publicada en 1954, que, aunque fue su segundo poemario, fue el que tuvo mayor alcance, pues la obra como tal es la que lo catapultó como el Padre de la Antipoesía. Este tuvo gran acogida tanto por parte de críticos como por parte de los lectores.

Para seguir el hilo de la antipoesía, Nicanor Parra escribió ‘Versos de Salón’ en 1962 y más adelante “Manifiesto” en 1963. Con estas obras, el escritor seguía mostrando la realidad del mundo de una manera particular.

 

De sus obras se pueden destacar también: ‘Artefactos’, un poema innovador y vanguardista por el hecho de leerse en cualquier orden; ‘Ecopoemas’, publicado en 1982 y que toca temas como la contaminación ambiental; ‘Discursos de sobremesa’, el cual es una compilación de los discursos que realizó el poeta en distintos eventos donde se presentó, entre otros poemas y antipoemas.

Sus obras han sido traducida a distintos idiomas: alemán; árabe; croata; checo; catalán; esloveno; francés; holandés; inglés; italiano; portugués; sueco; noruego y ruso.

Premios y reconocimientos

Su vida y obra le mereció muchos reconocimientos, de hecho, fue nominado al Premio Nobel en tres ocasiones (1995, 1997 y 2000). Asimismo, obtuvo varios reconocimientos como: el Premio Nacional de la Literatura en Chile, el Internacional de Literatura Latinoamericana, el Juan Rulfo obtenido en 1991, el Premio Bicentenario en el 2001 y el Premio Cervantes en el año 2011.

Este innovador, irreverente, irónico y sagaz escritor, murió a los 103 años en Santiago de Chile, dejando un legado indeleble en el mundo de la literatura donde trascendió y rompió esquemas tradicionales de la lírica con su mordaz antipoesía.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *