sliderflorenciaitalia

Florencia, Italia ¿Qué hay en la cuna del Renacimiento que te envuelve y te inspira?

Florencia sigue siendo uno de los centros turísticos más importantes de Italia. Su señoría y belleza son un contraste de la historia que ya  pasó y lo innovador de este mundo actual. A pesar de ser una de las ciudades más escogidas por los estudiantes alrededor del mundo, Florencia sigue manteniendo sus costumbres y su color, incorporando y atrapando a todo el que la visita.

Catedral de Santa María del Fiore

Florencia tiene aproximadamente un millón y medio de habitantes y es la ciudad más poblada de la región de la  Toscana. En los años 1865 y 1871 fue la capital de Italia durante la unificación de la misma.

Cuando hablamos de Florencia es imposible no relacionarla con el Renacimiento y la famosa familia Médici, quienes en su época por los lados del siglo XV, contribuyeron a que la ciudad avanzara en su arquitectura, arte, poder y señorío, convirtiéndola en la ciudad mágica y bella que es.

Uno de los sitios que más me impresionó de esta ciudad fue la Catedral de Santa María del Fiore. La historia cuenta que para los Médici, culminar su construcción era una de sus grandes metas a pesar de la oposición de muchas familias poderosas y del pueblo mismo.  Su desarrollo comenzó en el año 1296 y solo hasta el año 1903 con la instalación de las puertas de bronce, se podría decir que culminó su última faceta. Tal vez los que con tanta devoción de la familia Medici  impulsaron su construcción no lograron verla en su mayor esplendor; sin embargo, el legado de ellos se ven reflejado  en la importancia que representa hoy en día para el mundo tanto así que  la UNESCO la declaró patrimonio de la humanidad en 1982. Es importante visitar su museo – está a unos cuantos pasos del Duomo- y conocer toda la historia de su  construcción, ahí te lo explican de una manera didáctica y entretenida.

Cabe anotar que aparte de la imponente arquitectura que brinda Florencia, su gente hace que el ambiente te atrape, el calor humano que te dan  y el esfuerzo por hacerte sentir en casa, te envuelve. Sus restaurantes son un gran ejemplo del servicio al cliente, es una gran fiesta al momento de servir la comida, y la interacción con los meseros es divertida y calurosa ya que a  los florentinos les encanta aprender sobre todas las culturas que visitan su amada ciudad.

Leonardo Da Vinci

Caminando por sus calles y admirando su arquitectura, por momentos sentí transportarme  a la edad media e imaginar a Miguel Ángel Buonarroti esculpiendo su famoso David, o Leonardo Da Vinci -mayor expositor y símbolo del Renacimiento- hablando con sus estudiantes  o a Donatello trabajando en sus esculturas controversiales. Y es que los edificios de los museos de Florencia encierran y cuentan su propia historia, provocando todavía más fascinación al visitante.

Hay que reconocer que Florencia en el pasado logró atraer y vio nacer tanto artistas como escritores, quienes de alguna manera transformaron y revolucionaron su época hasta nuestros días. Es por eso que a pesar de ser una ciudad pequeña, explorarla  toma tiempo y preparación. Es importante que antes de llegar allí, tengas muy claro la historia detrás de tanta maravilla.

Existen por lo menos 10 puntos turísticos de los tantos que ofrece Florencia que no puedes dejar de visitar, como son: El Ponte Vecchio; Palazzo Vecchio; La Galería Uffizi; Piazza della Segnoria; El Baptisterio de Florencia; Galería de la Academia; Pallazo Medici Riccardi; Casa Buonarroti y la Casa del conocido escritor Dante Alighieri quien naciera en Florencia entre otros.

                          Florencia, Ponte Vecchio, Puente, Italia, El Agua, Río

Si eres amante de las joyas, en el Ponte Vecchio podrás encontrar lo mejor del oro italiano, claro está, que los precios son altos pero la inversión y la experiencia de comprar en un lugar tan histórico y romántico,  vale la pena.

Después de haber pasado tres semanas y haber podido vivir como una persona local, fue muy difícil salir de la ciudad. La rutina del café en la esquina, del saludo del que nos vendía el pan, o del mesero del restaurante de al lado de nuestro edificio que con alegría después de cada comida nos brindaba el famoso limoncello – licor hecho con limón-, fueron muy difícil de dejar.

Los invito pues, a que exploren las calles de Florencia y  a que se sumerjan en su historia, a que conozcan al  David de Miguel Ángel, coman su famosa Bisteca alla Fiorentina y disfruten unos exquisitos helados en la Piazza della Segnoria. ¡Ciao!

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *