uña1

Dunkerque, la primera ciudad en implementar los autobuses gratuitos en Europa

“El autobús era para quienes no tenían otra opción: jóvenes, gente mayor, pobres sin coche. Ahora es para todo el mundo”, expone Patrice Vergriete, alcalde de Dunkerque.

Desde que Dunkerque, la ciudad portuaria ubicada hacia el norte de Francia, implementó el transporte público gratuito, los viajes aumentaron de manera exitosa en un 50% los fines de semana y de lunes a viernes en un 120%. Esta medida que recientemente cumplió un año de haber sido instaurada y que inició como una prueba piloto en septiembre de 2015 durante los fines de semana, ha convertido a esta metrópoli en la primera de Europa en tener una red de autobuses totalmente gratuita tanto para sus habitantes como para los turistas.

Pero más allá del aumento de los viajes, la comunidad ha resaltado la manera en cómo se están cambiando los hábitos, ya que antes el transporte público no era utilizado y la mayoría de los habitantes eran dependientes de los automóviles, ya que no había metros ni tranvías. Hoy en día, las personas han descartado la posibilidad de comprar carros y otros hasta los han vendido debido a que los autobuses gratuitos son muy efectivos en cuanto a la cobertura de rutas se trata, pues esta red de buses conecta a dicha ciudad con las ciudades aledañas gracias a las cinco líneas expresas que salen cada diez minutos y que operan todo el día. Cabe resaltar que estas líneas se complementan con doce líneas menores y que para hacer uso de este medio de transporte no se necesita mostrar ningún tipo de boletos, documento o dinero.

Aproximadamente los más de 200.000 habitantes de la comunidad urbana de Dunkerque han utilizado estas rutas, y saben que esta hazaña es histórica, ya que aparte de ser una ventaja para sus bolsillos es también una alternativa amigable con el medio ambiente que llevará a la ciudad a convertirse en un faro de la economía verde.

Artífice de la idea

Patrice Vergriete actual el alcalde izquierdista de Dunkerque, prometió en su campaña electoral que materializaría esta idea y logró de gran manera. Para lograrlo se basó en Tallin, la capital de Estonia, la primera ciudad en Europa que implementó los autobuses gratis pero solo para sus habitantes en el 2013.

“El objetivo principal era aumentar el poder adquisitivo de los residentes en un área afectada por muchos años de declive económico, aumento del desempleo y disminución de la población. Además, el transporte público gratuito es para ayudar a combatir la exclusión social. Permite a las personas hacer viajes y tener más movilidad. La medida también tiene como objetivo promover la movilidad sostenible” “Fomentar el uso del autobús además del ciclismo debería ayudar a reducir el uso del automóvil y promover un ambiente más limpio”, era y sigue siendo el objetivo de Vergriete.

Por otro lado, la idea inició con 100 buses y gracias a la acogida que han tenido se implementaron 40 más. Estos se caracterizan por ser coloridos, tener Wifi y por contar con gas natural como combustible para reducir la contaminación.

Ahora bien, ¿cómo costean tantos viajes si los buses son gratuitos? La alcaldesa explicó a The Guardian que, “antes de que los buses fueran gratuitos los viajeros pagaban en realidad solo un 10 % del coste anual de la red de autobuses, que asciende a 47 millones de euros. Un 60 % es financiado por impuesto que proviene del transporte que la República cobra a las empresas y organismos públicos con más de 11 empleados y el 30 % proviene de la autoridad local”, asegura Vergriete. Además, afirma que, “un aumento en el impuesto al transporte de la compañía ha compensado el déficit de tarifas, lo que significa que no habrá aumento en los impuestos para los hogares locales”.

La alcaldesa invita a los demás países a poner sobre la mesa las ventajas y desventajas que puede traer este tipo de medidas, que en otros lugares no ha funcionado debido a que colocan por encima el tema económico y no las ventajas que este genera en la sociedad. En el caso de Dunkerque, Vergriete afirma que analizaron y estudiaron muy bien esta idea antes de ponerla en práctica, “decidimos que 7 millones de euros no es mucho para pagar todos los beneficios”.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *