Borderlessartslider

Borderless Art, museo digital que rompe fronteras en el arte

En el complejo Palette Town, ubicado en una isla artificial situada en la bahía de Tokio, se alza un museo de arte que parece ser sacado de una película de hadas o de un libro del reconocido escritor colombiano Gabriel García Márquez, por el realismo mágico que parecen tener sus impresionantes obras; una lluvia de flores, animales hiperrealistas multicolor, un inmenso bosque de lámparas, entre muchos otros,  son tan solo alguna de las tridimensionales proyecciones que se enlazan de una zona a otra y  que conforman este museo de cinco niveles.

Se trata del TeamLab Borderless o Museo de Arte Digital Borderless (que en español traduce ‘sin fronteras’), el cual es una impactante exposición que combina la tecnología, el arte y la innovación para brindarles a sus espectadores una experiencia única en la que puedan interactuar de manera directa con las exposiciones. Aquí las obras cambian y se adaptan en el momento en que las personas interactúan con las exposiciones que brinda el Museo de Arte Digital.

¿Cómo funciona?

En total son alrededor 50 obras las que se proyectan a lo largo de 10.000 metros cuadrados que componen el primer museo de arte digital a nivel mundial. Para proyectar las imágenes, el equipo utiliza aproximadamente 520 ordenadores y 470 proyectores. Asimismo, cuenta con caleidoscopios, luces robotizadas y sensores de última tecnología que responden al tacto de los visitantes.

 

Otra de las cosas que caracteriza al museo Sin Fronteras o Sin Bordes, es que no tiene señalización por ningún lado, más bien, evoca un laberinto, ya que la idea es “obligar” a los visitantes y espectadores a explorar por sí mismos y recorrer cada rincón del museo dinámico, por lo que es muy común perderse – su distintivo principal por encima de otros museos donde las obras no se pueden palpar y el recorrido -para algunos- resulta ser tedioso-.

Cabe destacar que estas obras que se proyectan no vuelven a repetirse y esto se debe a que el museo cuenta con una tecnología que trabaja en tiempo real, teniendo en cuenta los pasos o los movimientos que una persona tenga con estas.

De hecho, algunas de las obras pueden ser controlada a través de una aplicación que los visitantes pueden descargar para que la experiencia sea mucho más emocionante.

Cinco universos alucinantes: una experiencia multisensorial

En total son cinco niveles o cinco mundos diferentes donde el arte se vuelve na diversión, tanto que es posible ejercitarse en el Bosque del Deporte, en el cual los visitantes podrán encontrarse con un espacio creativo y físico. Según TeamLab, “entrena la capacidad de reconocimiento espacial al fomentar el crecimiento del hipocampo en el cerebro. Está basado en el concepto de comprender al mundo a través del cuerpo y pensar el mundo en tres dimensiones. 

Sketch Aquarium o Acuario del Dibujo

Por otra parte, este museo invita tanto a grandes como chicos, pues la idea es sumergirlos en el mundo del arte de manera divertida y atractiva. En uno de los cinco niveles del Borderless existe un espacio exclusivo para los niños. Se trata de un alucinante acuario lleno de peces que solo existen en ese lugar, pues son dibujados por los mismos pequeños y quienes al momento de terminarlos de colorear, los escanean en una maquina especial y a los segundos, estos cobran vida y nadan alrededor de todo el museo.

La Casa del Té

Así como se puede ver, tocar y escuchar, también se puede oler y degustar, ya que en uno de los pisos ubicados en el museo se encuentra la ‘Tea House’ (La Casa del Té), por si buscas más tranquilidad. En esta los visitantes podrán probar los distintos sabores que componen la variedad de bebidas típicas de la ciudad nipona y  donde en  sus recipientes se pueden ver proyectadas hermosas plantas y flores que adornan la experiencia. Asimismo, se encuentra el Bosque de Lámparas y el Parque del futuro, donde otros sentidos como el audio, el tacto, entre otros, buscan, por parte del museo, que sean trabajados de manera simultánea con las obras proyectadas.

Ultratecnología sin fronteras

Borderless fue posible gracias a TeamLab, una empresa que utiliza novedosas tecnologías para darle paso a nuevas expresiones artísticas en el mundo digital. Fue creada en marzo de 2001 por el empresario japonés Toshiyuki Inoko y su equipo -de más de 500 empleados- se autodenomina “ultratecnológicos”. Entre ingenieros, arquitectos, programadores, expertos en robótica y artistas, conforman un gran equipo que solo piensa en expandir por el mundo esta iniciativa que inició con alrededor de seis personas y que hoy en día le apuesta al arte digital a nivel mundial.

Toshiyuki Inoko

Sin embargo, esta idea empezó a rondar por su mente en los años 90´s cuando Inoko era estudiante de Ingeniería en la Universidad de Tokio, donde pudo percatarse que la tecnología digital sería lo que haría funcionar gran parte del mundo. Para esa época el japonés ya pensaba en la integración del arte y la tecnología para crear algo totalmente innovador y único donde los límites no existieran.

Las puertas de este mágico museo abrieron en junio del año 2018 y llevó aproximadamente 3 años poder construirlo completamente. Para entrar a este, el visitante tiene que pagar una suma equivalente a 3.200 yenes (24 euros, 28 dólares).

“Cuando creas algo, ya hay límites. Si lo haces en un lienzo, hay límites; si haces una escultura, no puedes cambiarla. Pero para el arte digital, siempre puedes cambiar, porque el mundo digital no existe en realidad. Queremos que las personas entren realmente en nuestras obras de arte”, afirmó Kudo en una entrevista a CNN.

Cruzando los límites

Desde que fue creado su acogida ha sido exitosa, y con el fin de seguir haciéndole una apología a su nombre (Sin Fronteras), no se ha quedado en el continente asiático, sino que también ha llevado parte de la enorme exposición a distintos países como Estados Unidos, España, Italia, Singapur, Dubái, entre otros. Recientemente se confirmó que el colectivo japonés aterrizará por primera vez en Sudamérica, específicamente en Chile, donde buscan dejar una huella de la mano de su arte tecnológico.

Borderless se ha vuelto tan reconocido en Japón, que ya es considerado un destino turístico de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde los amantes de la cultura nipona podrán experimentar lo que es el arte sin límites y de paso vivir una experiencia tecnológica de otro mundo.

 

 

 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *