AntoninFourneauslider

Antonin Fourneau, un artista que desafía las leyes de la física

Antonin Fourneau no es un grafitero convencional. No usa aerosoles de colores ni tampoco toma las paredes de las calles como una manera de expresar lo que siente. Sus mejores aliados para elaborar graffitis son el agua y un tablero gigante que se ilumina al hacer contacto con objetos húmedos.

Lo anterior puede sonar extraño porque normalmente la mezcla de agua y electricidad puede resultar peligrosa; sin embargo, el artista francés Antonin lo ha desafiado logrando que estos dos trabajen a la perfección.

Water Light Graffiti: un gran lienzo interactivo

Esta idea innovadora nació en Japón en el año 2006 luego de que el artista francés asistiera a una exposición del tipografista y diseñador gráfico alemán Ingo Maurer, donde este empleaba una mesa de cristal cubierta de bombillas LED. La idea quedó en su mente desde ese instante, y de allí en adelante comenzó a imaginarse su proyecto que lleva por nombre Water Light Graffiti y que se estrenó de manera oficial hace seis años (2012) en las calles de Francia.

Por fuera el invento de Antonin parece una gran pantalla de 16 metros, pero dentro tiene incrustadas aproximadamente 20.000 luces LED y miles de sensores que se iluminan al hacer contacto con el agua, pues la mezcla de estos dos crea un puente eléctrico que permite que la corriente fluya y que las bombillas incrustadas se iluminen.

Para Fourneau, cuando de utilizar este tablero gigante se trata, el agua sirve como pintura y cualquier otro utensilio como esponjas, pinceles o manos, pueden servir como los sprays o aerosoles que utilizan los grafiteros tradicionales.

Antonin no es el único protagonista, ya que uno de los objetivos de Water Light Graffiti es que todos sean partícipes de una divertida e interactiva experiencia en la que no hay género, raza, ni mucho menos edad, ya que para él todos son bienvenidos a dejar mensajes o dibujar lo que deseen. Sin embargo, los mensajes que se plasman en esta pared interactiva creada por este artista tan innovador son efímeros, ya que estos se evaporan cuando el agua se va secando.

Un poco de Antonin Fourneau…

Antonin Fourneau (Foto tomada de su página oficial)

Fourneau nació en Francia en 1980, tiene 38 años y actualmente es artista y profesor de Arte Digital en Escuela Nacional Superior de las Artes Decorativas (ENSAD) en Paris, Francia. Desde siempre se interesó en el arte interactivo y la mezcla del mundo electrónico con la cultura popular.  Por ello, desde que se graduó, Antonin creó distintos proyectos de innovación que se centraban -y se siguen centrando- en el placer de interactuar con un gran grupo de personas. Alterno a su trabajo como profesor en la ENSAD, es también docente en varias escuelas como la Central Academy of Fine Arts (CAFA) en Beijing, China y la Geneva University of Art and Design (HEAD) de Ginebra, Suiza.

Alucinantes inventos de Fourneau

A lo largo de su carrera ha participado en múltiples exposiciones relacionadas con el arte digital en las que ha podido adquirir conocimientos e ideas, y materializarlas en sus novedosos inventos que hoy en día son aplaudidos en diferentes países del mundo.

Oterp

Durante el 2008 Fourneau fabricó un juego de música geolocalizado para teléfonos móviles que utiliza un sensor GPS para manipular la música en tiempo real, dependiendo de la posición del jugador en la Tierra y que tiene como fin mezclar la realidad de nuestro entorno cotidiano con un videojuego. Este recibe el nombre de Oterp. Antonin dice que este “es una nueva forma de imaginar nuestros movimientos en una sociedad cada vez más movida y dependientes de las interfaces móviles”.

 

Jawey

Jawey es otro de sus innovadores inventos. Se trata de una prótesis o dentadura postiza con luces LEDs controlada por la saliva, donde la dentadura es activada por un interruptor micro sensible al contacto con la lengua.

Para la creación de este invento, Forneau se inspiró en Joey, un joven mecánico del libro «La fortaleza vacía» de Bruno Bettelheim.

 

 

Illumide Flowers

A sus inventos se le suma Illumide Flowers, el cual es una flor diseñada con papeles secantes que constan de un circuito eléctrico blando. Cada flor está compuesta por sensores pequeños ubicados como estambres. Cuando el líquido tocaba dichos estambres, el corazón de esta brillaba.

No obstante, este invento fue exclusivo y limitado para el lanzamiento del perfume «le jour» de Hermès.  En este caso, cuando el perfume era roseado en la flor, esta se iluminaba instantáneamente (ver video: https://vimeo.com/234833268)

Estos son solo algunos de sus inventos, pero en su página oficial (http://www.antoninfourneau.com/) se encuentran muchos otros donde se puede evidenciar que la creatividad en este hombre es algo totalmente innato.

Actualmente el objetivo principal de este innovador artista es seguir desarrollando el Water Light Graffiti, explotando todas sus potencialidades y, además, se encuentra investigando y evaluando de la mano de la productora parisina Art2M, las posibilidades que brindan los diferentes tamaños de la pizarra electrónica y el uso de distintos líquidos.

“También estoy investigando con elementos húmedos, como glicerina y geles que pueden mantenerse estables durante mucho más tiempo que el agua”, afirma Fourneau.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *